¿QUé FACTORES DESMOTIVAN A LOS EMPLEADOS?

¿Qué factores desmotivan a los empleados?
Sin comentarios

La desmotivación en el trabajo es un factor directamente proporcional a los resultados de los empleados y en consecuencia de la empresa. A mayor estimulación, mayor será la efectividad y la productividad de los empleados. Pero ¿sabemos cómo evitar la desmotivación? ¿qué es lo que desmotiva a los empleados? A continuación, te señalamos los fallos más comunes que comenten las empresas y que desmotivan a sus equipos.

  • Inseguridad laboral. No tener un puesto de trabajo seguro distrae al empleado y desvía su atención hacía otras empresas y nuevos procesos de selección. Todos los empleados necesitan un mínimo de estabilidad para concentrarse en su tareas y proyectos.

 

  • Falta de objetivos. No tener los objetivos claros o no saber lo que se espera de uno mismo dentro de la empresa también puede desmotivar a los empleados que terminarán sintiéndose prescindibles.

 

 

  • Capacidad de los mandos superiores. Un trabajador que no cree en las habilidades de sus superiores es imposible que mantenga su motivación por mucho tiempo. Los líderes no dan ejemplo con su trabajo, actitud y resultados.

 

  • Falta de promoción interna. Si un empleado detecta una falta de oportunidades laborales en su empresa, probablemente acabará por cambiar de trabajo tan pronto como le surja una nueva oportunidad profesional.

 

 

  • Malas condiciones laborales. Es básico que un trabajador se sienta remunerado acorde a su categoría profesional. Además de esto, el trabajador debe sentir que tiene un horario adecuado, una buena conciliación familiar y cierta flexibilidad por parte de la empresa.

 

  • Mal ambiente laboral. Si el trabajador no se siente cómodo durante su jornada laboral y el ambiente de trabajo es tenso o estresante es muy probable que empiece a valorar la posibilidad de cambio. Además de acrecentar los sentimientos negativos del empleado con un mal ambiente laboral, se acaba por contagiar a todo el equipo.

 

  • Rivalidad y falta de equipo. El sentimiento de rivalidad y la falta de confianza entre los miembros del equipo termina por agotar a los empleados que prefieren buscar otro empleo en el que puedan trabajar de forma más relajada.

 

 

  • Falta de visibilidad. Si una persona no percibe que su trabajo aporta algún tipo de valor a la empresa o al futuro de la misma, puede terminar con la moral minada, incapaz de proponer ideas o acciones que beneficien al equipo.

 

  • Falta de apoyo. Si el empleado no es capaz de realizar alcanzar sus objetivos por falta de apoyo, acabará por sentirse frustrado y, en consecuencia, desmotivado.

 

  • Exceso de trabajo. Si sometemos al empleado a excesivas cargas de trabajo y proyectos, éste puede sentirse estresado y empezar a ser menos productivo.

 

  • Rutina laboral. Repetir siempre el mismo trabajo puede llegar a ser aburrido, por eso es importante estimular a los empleados y tener un visión sobre el trabajo dinámica.

 

Recuerda que, aunque un papel fundamental lo tiene los jefes de las empresas, otra parte muy importante reside en la automotivación de los empleados.

Noticias Relacionadas

Deja un comentario

COLABORADORES