¿Cómo es el empleado ideal?

La formación y los años de experiencia laboral son dos aspectos muy valorados en las empresas a la hora de contratar a alguien, pero no son los únicos. Los tiempos han cambiado, la formación es cada día más accesible, y las empresas buscan cualidades que hagan destacar a los candidatos.

Para que encontrar un trabajo te resulte más sencillo, debes conocer e implementar las cualidades que te harán ser el trabajador ideal:

  • Inteligencia emocional. Es una de las cualidades más valoradas y a la vez más difíciles de conseguir. Consiste en gestionar bien nuestras propias emociones y las de los demás, generando resultados positivos. Es la piedra angular que determina otras muchas cualidades como la empatía o el liderazgo.
  • Habilidades sociales. Se trata de fomentar unas correctas relaciones laborales a través de las distintas situaciones de interacción. Contar con ciertas habilidades sociales te servirá para relacionarte adecuadamente con los demás.
  • Trabajo en equipo. Las empresas esperan que sepamos trabajar de forma autónoma pero que también sepamos y disfrutemos trabajando en equipo.
  • Es fundamental que el empleado entienda los objetivos del negocio y se implique en su consecución, es fundamental para alcanzar el éxito empresarial.
  • Adaptación. El cambio constante al que nos exponemos hace que las empresas busquen empleados que se adapten fácilmente a nuevas o complejas situaciones.
  • Lógicamente, para ser un buen empleado hay que tener una buena actitud, cualidad que engloba muchos aspectos: el respeto hacia los demás, la puntualidad, asumir responsabilidades, cumplir con lo prometido, reconocer los errores y aprender de ellos, valorar los aciertos de otros compañeros, tener una buena relación con ellos, etc.
  • Saber gestionar el tiempo y aprovecharlo es fundamental para que una empresa quiera contar contigo. Algunos aspectos que ayudan a ser más productivo son el orden y la organización.
  • Esta cualidad no solo te hará formar parte de una empresa sino mantenerte en ella. Es fundamental para la evolución de la empresa que se generen nuevas iniciativas, o que se emprendan nuevas acciones.
  • Por último, y no por ello menos importante, el trabajador ideal debe ser positivo. Tener una visión optimista de la vida influye sobremanera en lo que cualquier persona hace, ayudándola a afrontar todos los retos que se le presenten.

 

Es importante que tengas en cuenta que las empresas se encuentran en un momento de evolución, en el que los modelos de evaluación del desempeño cambian hacia modelos más complejos. Tiene sentido que, ante esta situación, los empleados también sean más exigentes y busquen algo parecido al trabajo ideal.

Autor/a: Etiquetas: encontrar trabajo, habilidades, gestionar el tiempo, trabajo en equipo, inteligencia emocional, empresas Lecturas: 60

Comparte este Artículo


Información sobre Cookies

  • Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar su navegación web.
  • No se utilizan cookies para recoger información de carácter personal.
  • Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.